Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
Geología y Montaña

Estambul y Capadocia: relato de un viaje (2009)

14 Octubre 2009, 11:21am

Publicado por JGSs

1ª Jornada (03-08-2009)

Salimos Sara y yo de Gijón, en ALSA, a las 10 h de la mañana en dirección a Madrid. El viaje se hizo pesado, pues el autobús paraba muchas veces durante el trayecto, hasta nuestra llegada a Valladolid, donde cambiamos a un Supra, que nos hizo el viaje mucho más llevadero. En Madrid compramos fruta en un supermercado y viajamos en metro hasta el aeropuerto, donde una interminable cola nos esperaba. Tras una larga espera y al ser de los últimos de la fila, tuvimos que viajar separados. La llegada a Estambul fue a las 3h 30 min. de la madrugada hora local. Un autobús nos esperaba, así pues, una vez todos a bordo y pese a lo intempestivo de la hora, pudimos contemplar una parte de la magnífica ciudad turca. La llegada al hotel se produjo a las 4 h, con lo que hasta las 4h 30 min. no pudimos dormir.

2ª Jornada (04-08-2009)
A las 9 horas de éste día ya estábamos en pié, a punto de salir con un autobús con el que concertamos la visita a la Basílica de Santa Sofía y un crucero por el Bósforo. Dado el escaso tiempo del que disponíamos en Estambul, creemos que esta fue la mejor de las soluciones para aprovechar el tiempo.

Si bien es sabido por todos que esta ciudad fue la capital del Imperio Romano de Oriente (Imperio Bizantino), ciertamente ya había sido fundada por los colonos griegos de Megara, en el año 667 a. C., de quienes recibió el nombre de Bizancio, en honor de su rey Byzas. Posteriormente, esta ciudad estuvo en manos de los persas, que la ocuparon y la destruyeron en el siglo V a. C. Más tarde, en el 479 a. C., fue recuperada por el espartano Pausanias que la reconstruyó. En el año 409 a. C., los atenienses tomaron Bizancio, pero en tan sólo 4 años fueron expulsados, si bien, en el año 390 a. C. volvió de nuevo a sus manos. Durante el reinado de Alejandro Magno, entre el 336 y el 323 a. C., estuvo bajo el dominio de Macedonia, tras el cual, la ciudad recuperó cierta independencia, excepto en el 279 a. C., cuando los celtas conquistaron Tracia (península de la parte occidental en la que se encuentra la ciudad), imponiendo un tributo a Bizancio. En el año 191 a. C. la ciudad pasó a ser aliada de Roma que la reconoció como ciudad libre, si bien, en el año 100 a. C. pasó a ser posesión de la República. En el año 194, Bizancio tomó partido por Pescennius Niger, en la disputa que sostuvo con el emperador romano Septimio Severo, debido a lo cual, el Emperador la sitió, la saqueó y destruyó sus murallas. Así llegamos a la parte histórica mejor conocida, en el año 330, cuando debido a la estratégica posición de Bizancio el emperador Constantino I el Grande la convirtió en capital del Imperio Romano de Oriente, dándole el nombre de Constantinopla, denominación que fue utilizada hasta el año 1453, cuando la ciudad cayó en manos de los otomanos. En Europa occidental, este nombre fue usado hasta el siglo XX.

Constantinopla ocupa una posición estratégica que controla la ruta entre Asia y Europa, así como el paso entre los mares Mediterráneo y Negro. Por ello, mientras que la parte occidental del Imperio Romano entró en una crisis económica, comercial, política y demográfica, Constantinopla mantuvo su posición durante siglos, convirtiéndose en una gran urbe durante la Edad Media. Por esta razón, tras una pequeña crisis en los siglos VII y VIII, a Constantinopla volvió otra etapa de renacimiento entre los siglos IX y X, con el Cisma de Oriente. Posteriormente, volvería la decadencia por varias causas, a saber: las cruzadas, la división en varios estados como el Imperio Latino, y la constante amenaza turca. No obstante, la ciudad mantendría su importancia como centro cultural y comercial del Mediterráneo, contando con consulados y colonias de mercaderes de diversos países. El último emperador bizantino fue Constantino XI quien murió en la defensa de la ciudad contra los otomanos. Constantinopla, tras un largo asedio y años de conflictos con los turcos, cayó bajo dominio otomano en 1453, al mando del sultán Mehmed II “El Conquistador”. A partir de este momento la ciudad pasó a denominarse Istanbul o Estambul. El Imperio Otomano prevaleció hasta 1922. y, al año siguiente, Mustafa Kemal Atatürk proclamó la República Turca, trasladando la capital a Ankara.

La Basílica de Santa Sofía, encargada su construcción por el Emperador Justiniano I, representa un emblema de esta ciudad de su etapa Bizantina. A las 10 h ya nos encontrábamos ante las puertas de la magnífica basílica, convertida en mezquita durante la dominación otomana, como lo atestiguan los cuatro minaretes construidos en sus extremos. Lo primero que vimos en su fachada norte, fueron las ruinas de la primera basílica, cuya construcción fue encargada por Constantino I en el siglo IV y posteriormente destruida. Entramos en la nave principal de Santa Sofía, que tiene una planta casi cuadrada, sobre las que se sitúa una magnífica cúpula central, colocada sobre pechinas o piezas triangulares sobre las que se apoya la cúpula, que tiene forma de media naranja y mide 56,6 m de altura por 31,87 m de diámetro. 

La cúpula reposa sobre cuatro arcos, sostenidos por otras tantas columnas. Dos semicúpulas hacen de contrafuerte de la cúpula central y los muros abiertos están asegurados por contrafuertes. En los muros y cúpulas se reconocen varios mosaicos bizantinos, representando a personajes y pasajes bíblicos. También se intercalan obras musulmanas posteriores, que no siempre armonizan correctamente. Desde la primera planta se tiene una buena visión del interior del edificio en su conjunto y pueden ser observado como algunas de las columnas no guardan la verticalidad, con el fin de equilibrar la estructura de la basílica. Antiguamente, una de las columnas situada cerca de una cisterna, debido a la condensación, solía gotear agua. La fantasía popular vio en éste fenómeno la acción divina: “la basílica lloraba”; una tradición común, que todavía hoy se practica, es colocar el dedo pulgar sobe la columna y hacerle girar 180º en sentido antihorario a la vez que se pide un deseo.


Tras la visita a la Basílica de Santa Sofía, a las 12 h del mediodía, nos dirigimos en autobús a la parte asiática de la ciudad y subimos a la “Colina de los enamorados”, desde donde se tiene una magnífica panorámica del Bósforo y de la parte europea de Estambul situada en la península de Tracia.
Nuevamente en autobús, nos dirigimos al Norte de la ciudad, junto a la orilla occidental del Bósforo, ya  dando vistas al Mar Negro, que se adivinaba a escasos centenares de metros. En este lugar se encuentra el restaurante al que 
llegamos a las 14 h para comer entremeses variados, fritos y dorada.

Frente al restaurante, a las 15 h, embarcamos en un ferry que nos condujo hacia el Sur siguiendo la orilla occidental del estrecho del Bósforo. Pudimos ver algunos edificios destacados como son el consulado Alemán, varias residencias de actores, Palacio de Ciragan, Palacio de Dolmabahce, Torre Gálata, etc. Asimismo, el ferry se acercó a la orilla oriental, donde también pudieron ser observados magníficos edificios. La travesía finalizó a las 16 h 15 min. en el Cuerno de Oro.

En autobús fuimos llevados junto al Gran Bazar, donde llegamos a las 17 h 30 min. Hasta el momento de su cierre, estuvimos paseando por este extraordinario zoco que ocupa varias calles, todas ellas cubiertas, en el que se encuentran instalados numerosos puestos que venden toda suerte de artículos. Quizás lo más sorprendente es que en éste bazar no existe ningún tipo de problema con el idioma. Los mercaderes, además de turco, hablan inglés, castellano, francés, alemán, y yo juraría que hasta hablan japonés. ¡Increíble!, con los problemas que en España tenemos con los idiomas.

A las 19 h regresamos al hotel siguiendo la vía del tranvía, desde donde pudimos contemplar la fachada de la Universidad en bastante mal estado de conservación. Cenamos fruta que compramos en una tienda cercana al hotel.

3ª Jornada (05-08-2009)

Salimos del hotel a las 9h. y tomamos el tranvía, que nos habría de dejar cerca del Bazar de las Especias. Este zoco es similar al Gran Bazar en cuanto a que ocupa varias calles cubiertas, sin embargo, es mucho más pequeño y en él se reconocen multitud de puestos en los que es posible encontrar toda suerte de especias. Compramos un kit de regalo con varias especias y un pequeño molinillo.
Hacia las 10 h, salimos caminando y callejeando, desde el Bazar de las Especias, siguiendo las Hocahani Sk Cad, Turkocagi Cad y Yerebatan Cad, que nos condujeron junto a la Cisterna de la Basílica de Santa Sofía, donde tomamos te en la terraza de un lujoso café. Subimos al Palacio de Tokcapi, pero la cola para entrar era interminable y no teníamos mucho tiempo, por lo que decidimos dar un paso por sus jardines, durante el cual fuimos testigos de un desfile de guerreros turcos de época.

El Palacio de Tokcapi fue el centro administrativo del Imperio Otomano entre 1465 y 1853. Su construcción fue ordenada por el Sultán Mehmed II (1459-1465) y representa el máximo exponente de la arquitectura seglar turca. Hoy está convertido en museo. En 1853, el Sultán Abdulmecid decidió trasladar su residencia al Palacio de Dolmabahce, más moderno.
Rodeamos la Basílica de Santa Sofía por el Sur, hasta llegar a la Mezquita Azul. Turistas y peregrinos hacían cola para visitarla, pero nosotros regresamos a pie al Hotel Yigitalp, pasando nuevamente por el Gran Bazar, pues a las 13 h 30 min. nos recogían para viajar al centro de Turquía: Capadocia.

En el hotel nos embarcaron en un autobús a 24 personas que estábamos apuntados para el viaje a Capadocia. El guía, Jem, un turco bastante disciplinado, constantemente nos comenta lo que nuestros ojos descubren. Viajamos por la autopista de Ankara, para después dirigirnos hacia el Sur, al embarcadero de Eskihisar (Gebze), y tomar un ferry que nos cruzaría el Mar Mármara, hasta Yalova. La ciudad de Yalova fue arrasada por un sismo, de magnitud 7.6, ocurrido el 17 de agosto de 1999, a causa del movimiento de la Falla Nortanatólica (NAF), que jalona Turquía por el Norte, de dirección E-W, dextral, cuya velocidad de desplazamiento se estima en 2.5 cm/año (Fig. 1).

 

Fig. 1. Microplaca de Anatolia mostrando los contactos con las placas Euroasiática, Arábiga y Mediterraneo. El límite Norte corresponde a la Falla Noetanatólica [1] .

Desde Yalova, dejamos el lago Iznik a nuestra izquierda y nos dirigimos al Sur atravesando una falla secundaria asociada al a NAF, lo que supuso un brusco cambio en el aspecto del paisaje: ahora más abrupto. Llegamos a Bursa a las 17 h 30 min. Esta es la primera capital del Imperio Otomano (1326) y, actualmente la cuarta ciudad más importante de Turquía. En ella se encuentran los mausoleos de los sultanes otomanos, así como numerosos edificios construidos durante éste periodo. Cerca de la ciudad se alza la montaña Uludag, que cuenta con una popular estación de esquí. En la ciudad visitamos la Mezquita Verde (1412-1419), que fue construida por el segundo fundador del estado Otomano, Mehmet I (1413-1421). El sultán falleció antes de finalizarse la mezquita, por lo que la obra hubo de terminarse de manera un tanto precipitada. El color de la mezquita se debe al color de los azulejos, al igual que ocurre con la tumba del sultán, situada al lado de la misma.

Desde la mezquita nos dirigimos al Hotel Karavansaray de Bursa, en cuya piscina nos dimos un baño. Como el lateral de la piscina estaba formado por vidrieras, desde el exterior pudimos sacarnos fotos debajo del agua. La cena, en el mismo hotel, consistió en un buffet libre a base de verduras, pequeñas hamburguesas de cordero, fruta y dulces. ¡Buenísimo!.


4ª Jornada (06-08-2009)
Diana a las 6 h, maletas en la puerta de a habitación a las 6 h 30 min., todos en el autobús que ya está rodando a las 7 h. Parece que vivimos bajo un régimen militar, pero no hay otra forma de cumplir con los horarios, por lo tanto, todos contentos. Sin embargo, a las 7 h 5 min., como no podía ser de otra forma, alguien se olvidó indicar cual era su maleta para que la subieran al autobús. Media vuelta, un cuarto de hora de retraso, mala cara de Jem y cierto bochorno para los causantes del retraso. En fin, no pasa nada, que estamos de vacaciones. Realizamos un largo viaje, pasando cerca de Ankara y, a las 14 h 30 min., comemos, cerca del Lago Salado: ensalada, empanada de queso y carne de cordero asado en trozos pequeños, de postre, churos almibarados. ¡en Turquía se come de maravilla!

A las 15 h 30 min. ya estamos en el Lago Salado, Tuz Golu en turco. Se trata de una laguna continental que se formó en la Depresión de Konya. Anatolia corresponde a una microplaca perteneciente a la placa litosférica Euroasiática, que está unida a ella por la Falla Nortanatólica (NAF). El borde SE de Anatolia se encuentra en contacto con la microplaca Arábiga, según otra falla, de dirección NE-SW y siniestral. Por último, el Sur de Anatolia se encuentra formado por una zona de subducción que introduce el margen septentrional de la placa Africana, de corteza oceánica y localizado en el Mar Mediterráneo al Sur de Creta y Chipre, bajo Anatolia (Fig. 1).

Fig. 2. Mapa geológico de Turquía.  (1) Color violeta con listas amarillas (este de Bursa): Peleozoico. (2) Colores verdes (Ankara y Estambul): Mesozoico precretácico. (3) Colores amarillos: Cenozoico. (4) Amarillo con puntos rojos: Molasa de la depresión de Konya. (5) Círculos rojos: aparatos volcánicos de la depresión de Konya. (6) Morado (sur de Bursa): rocas ultrabásicas. Extraido del Mapa tectónico de Europa y áreas adyacentes, a escala 1: 2.500.000, publicado por la Academia de ciencias de la URSS y UNESCO (1981).

Pincha aquí para ver el mapa a tamaño original.

La Depresión de Konya [2, 3] corresponde a una cuenca de antepaís, de edad cenozoica, asociada a los relieves septentrionales, correspondientes a los Montes Pontic, originados por la NAF, y a los meridionales, correspondientes a los Montes Taurus, relacionables con la zona de subducción situada al Sur de Chipre (Fig 2). Los aportes de material volcánico dentro de esta cuenca y la elevada evaporación son los responsables de carácter salino de este lago. Por el camino pueden reconocerse, dentro de los materiales cenozoicos de la Cuenca de Konya, capas de yesos y/o sales, que al ser erosionados también aportan sales al lago. El Lago Salado no está seco, pues si bien su orilla aparece totalmente blanqueada por el cloruro sódico, hacia el interior aparecen aguas saturadas.

Seguimos camino hacia Capadocia y hacia las 17 h tuvimos ocasión de contemplar un enorme aparato volcánico, correspondiente al pico Hasan Dagi, de 3253 m. Una media hora más tarde, llegamos a Askaran, donde pudimos contemplar una especie de palacete, fundado por los selyúcidas en el siglo XIV, que servía para dar descanso a las caravanas procedentes de la Ruta de la Seda. A este tipo de edificaciones se las conoce con el nombre de Karavansaray (Palacio de Caravanas).

A las 18 h 20 min. llegamos a Uchisar, población ya perteneciente a Capadocia. Desde el Hotel Ahbap Konagi, situado en el centro del pueblo, pudimos ver las primeras construcciones trogloditas de la Capadocia. El propio hotel se encuentra parcialmente escavado en la roca.

Las construcciones trogloditas se practican en un nivel de tobas de carácter ácido, de varios metros de espesor, que se encuentra dentro de la sucesión sedimentaria de la parte oriental de la Cuenca de Konya. Las tobas corresponden a una brecha en la que se reconocen fragmentos de
material volcánico que alcanzan un tamaño de varios centímetros. 

Las aguas superficiales han dado lugar a la erosión diferencial de estos materiales lo que les ha conferido formas de tipo earth pillars, hoodoo columns, earth pyramid, demoiselle o chimeneas de hadas. Las formas son cónicas y alargadas y, entre las tobas ácidas, es frecuente encontrar intercalados niveles lutíticos, más fácilmente erosionables, o bien niveles de lavas basálticas, más resistentes. Cuando ocurre esto último, es cuando tiene lugar la formación de las chimeneas de hadas.

A las 19 h seguimos camino hacia nuestro hotel en Capadocia. Al poco de salir de Uchisar, pudimos ver otro de los grandes aparatos volcánicos de Capadocia, el volcán Angeos, en el Monte Erciyes, de 3917 m de altura. Estos volcanes parece ser que se han emplazado en tiempos recientes, si bien, actualmente están apagados. Su origen es controvertido, pero parece generalizada la idea de que se formaron como consecuencia de un proceso extensional, asociado a la deriva de Anatolia hacia el WSW [4]

Las lavas asociadas a estos volcanes son basálticas, lo que apunta hacia un origen profundo de estos magmas.

A las 19 h 20 min. llegamos a Urgup, al Hotel Urgup. Cenamos buffet libre a base de ensaladas, carnes, frutas y dulces. Después, nos apuntamos a un masaje turco, en Goreme. Primero nos metieron a todos juntos en la sauna, las risas eran la tónica general. Después nos hicieron un pilling. Para finalizar, nos colocaron sobre una piedra de mármol caliente y nos dieron un masaje con espuma de jabón. En ese momento, los crujidos de nuestras columnas vertebrales y los gritos, es todo lo que se oía en los baños. Para terminar un baño de agua fresca en una piscina y un te de manzana sobre la tumbona. Valió la pena, salimos nuevos.

A estas alturas del viaje, ya habíamos hecho nuestro grupo entre los participantes a la excursión a Capadocia. Si bien hablábamos con todo el mundo, ciertamente eran 6 las personas con las que tuvimos una relación más estrecha. Estas personas son:
- Verónica y Daniel. Una simpática pareja de Barcelona, con los que ya habíamos hecho el crucero por el Bósforo en Estambul.
- Montse y Susana. Dos chicas de Extremera (Madrid), con las que nos reímos hasta desternillarnos.
- Maruja y Ana. Dos reservadas hermanas leonesas.


5ª Jornada (07-08-2009)
La región de Capadocia puede considerarse un círculo de cincuenta kilómetros de diámetro, donde se encuentran, entre otras, las ciudades de Aksaray, Nevsehir, Kayseri, Urgup, Uchisar, Nigde, Gulsehir, Gulagac, etc., y corresponde a una región histórica que abarca porciones de varias provincias.

Durante el periodo neolítico comienza la historia de Anatolia, siendo testimonio de este periodo los restos encontrados de la ciudad de Catalhoyuk, entre los que destaca el fresco del año 6200 a. C., que presenta las casas de la localidad con un volcán humeante (Fig. 3) (fresco expuesto en el Museo de las Civilizaciones de Anatolia en Ankara). Entre los años 5000 y 4000 a. C., Capadocia tenía varios principados independientes y unos 2000 años a. C., los asirios, se instalaron en la región atraídos por su riqueza, organizando bazares, a los que llevaban estaño, textiles y perfumes, y comprando oro, plata y cobre.

Fig. 3.

Fresco del año 6200 a. C. de la ciudad de Catalhoyuk, en Capadocia y representa casas y un volcán humeante. Es el fresco más antiguo del mundo.

En esta misma época, floreció en Anatolia la civilización hitita que fundó varios poblados y conformaron un imperio que se extendía hasta Babilonia. Este imperio duró de seis a siete siglos, hasta que tras las guerras con Egipto, cayó ante los invasores de Europa oriental. Más tarde, en el siglo VI a. C., Capadocia cayó en manos de los persas, cuyo poder se mantuvo hasta su conquista por Alejandro Magno dos siglos después. Pero este dominio fue efímero, ya que tras la muerte de Alejando, durante el periodo helenístico, Anatolia recuperó su independencia.


Capadocia comenzó su larga historia de relaciones con Roma, primero como enemigos, y después como aliados. Más tarde, Capadocia se alió siempre con la República, así en el año 130 a. C., Ariarates V apoyó a Craso contra Aristónico, quien reclamaba el trono de Pérgamo. En el 93 a. C., con el apoyo de Roma, Capadocia eligió a Ariobarzanes I como líder local, sin embargo, no pudo reinar hasta 30 años después, cuando Roma le allanó el camino apartando a los reyes Armenios. Durante la guerra civil de Roma, Capadocia apoyó alternativamente a Pompeyo y a César, tras lo cual, mantendría su independencia tributaria hasta el año 17, cuando el Emperador Tiberio la convertiría en provincia romana. Con los mandatos de Vespasiano y Trajano se crearon guarniciones permanentes en Capadocia que acabaron por convertirse en fortalezas. Durante éste periodo se construyeron vías militares en la región. Así fue que, en el siglo III, las relaciones comerciales entre Capadocia y las regiones del oeste de Anatolia estaban tan desarrolladas, que fueron emitidas monedas con el nombre de las poblaciones implicadas.

A partir del siglo IV, Capadocia se vio afectada por la introducción de la religión cristiana, bajo el dominio del Imperio Bizantino. En los siglos VI y VII, aparecieron las primeras iglesias pintadas y excavadas en la roca. Existen más de seiscientas iglesias de estas características en la región. El período iconoclasta de Bizancio (años 725 a 843) tuvo su repercusión en las iglesias de Capadocia, y numerosas pinturas murales sufrieron daños, pues se prohibió la representación de las figuras sagradas.

Los selyúcidas, considerados antepasados directos de los turcos occidentales, comenzaron a llegar a Capadocia a partir del siglo XI, después de la Batalla de Manzikert en 1071 donde derrotaron al ejército bizantino, y comenzaron la conquista paulatina del territorio. Los selyúcidas iniciaron una gran expansión urbanística en la región, construyendo mezquitas en Kayseri, Aksaray, Nigde, entre otras ciudades, así como una academia de medicina en el año 1206. Además, construyeron numerosos karavansarays. En los siglos que siguieron, Anatolia fue escenario de conflictos entre los selyúcidas, Bizancio y los cruzados. Los selyúcidas sentaron las raíces del Imperio Otomano, que vendría a existir a partir del siglo XV.

Aunque parezca mentira, a las 4 h 45 min. tocan diana porque a las 5 h 15 min. nos recogen en un microbus, para dar un paseo en globo aerostático sobre la Capadocia. El día anterior nos ofrecieron esta actividad. La verdad es que nos parecía un gasto algo elevado, sin embargo pensamos que en nuestra vida,  sólo se iba a presentar una ocasión como ésta para volar en globo, así que nos apuntamos.
Nos llevaron cerca de Goreme, donde tomamos un desayuno frugal mientras iban llenado los globos con aire caliente. Cuando el globo comenzaba a ascender 
subimos todos. 

La cesta estaba dividida en 5 compartimentos: uno central en el que iba el piloto con el mechero y las bombonas de gas y cuatro más, dos a ambos lados, en los que entramos 4 o 5 personas en cada uno.

Amanecía y comenzamos a volar sobre los terrenos en los que están excavadas las viviendas trogloditas. Era posible reconocer todos los detalles de las viviendas, incluso, llegamos a ver pinturas en alguno de los habitáculos. 

Se podían observar claramente los ríos encajados en la capa tobacea, dando lugar a los típicos badlands o cárcavas, entre los que van quedando individualizados los earth pillars hoodoo columnss, demoiselle, chimeneas de hadas o penitentes, como también son denominadas estas formas del relieve. En un momento determinado, mientras volábamos muy bajo, pudimos observar un pequeño zorro que se fue corriendo al advertir nuestra presencia. A veces, estábamos tan próximos al terreno que, a nuestro paso por un collado, la cesta llegó a rozar el suelo. Después, el globo comenzó a ascender y llegamos a estar a más de 700 m sobre el suelo.

El viaje en globo es muy estable y silencioso, sólo el sonido de la llama calentando el aire rompe la paz de la zona. El aterrizaje, en el Valle de Zelve, fue algo complicado, pues la cesta tropezó contra la copa de un árbol. Abajo nos esperaban para brindar con una mezcla de champagne y sirope de cereza muy dulce, y hacernos entrega de un diploma. ¡Fue una experiencia inolvidable!

De regreso al hotel, desayunamos y, a las 9 h, partimos a visitar las construcciones trogloditas. En primer lugar, estuvimos en el Norte de Ortahisar, donde pudimos contemplar algunas chimeneas de Hada. Después, en el propio Ortahisar, pueblo fundado por los selyúcidas, contemplamos un castillo escavado en la roca. Más al Sur, en Kaymakli, visitamos una ciudad subterránea. 

Pudimos ver la estructura del interior de estas viviendas, consistente básicamente en tres salas: una, no muy amplia, que hacía las veces de dormitorio; otra, normalmente la de mayor tamaño, en la que estaba la cocina, el comedor y el almacén de alimentos; por último, en algunas viviendas una sala era reservada para el culto, es decir, la tercera sala era una iglesia dentro de la propia vivienda. Estas casas estaban unidas por una serie de pasadizos laberínticos que a veces comunicaban con el exterior.

La función de estos pasadizos era permitir la huida en el caso de ser perseguidos por los enemigos pues, sobre todo, en la época del Imperio Romano no cristiano, en Capadocia eran capturados los cristianos para ser empleados en los espectáculos. En ocasiones, por los laberintos se encontraba un paso susceptible de ser bloqueado mediante una rueda de piedra, con la que o bien se impedía el paso al enemigo, o se le dejaba encerrado entre los pasadizos.

Al mediodía, volvimos hacia el Norte y visitamos el Valle de las Palomas. Estos animales eran esenciales para los pobladores trogloditas, pues además de ser útiles como mensajeras, sus huevos eran utilizados para ensuciar los accesos a las cuevas y, de esta forma, dificultar la entrada de los enemigos. 

Después, nos dirigimos al Valle de los Cazadores, desde donde se tiene una magnífica panorámica de Goreme: de E a O se observa una meseta en la que aflora los niveles superiores de las tobas ácidas, los Baños de Goreme y una zona de tobas en la que se observan los earth pillars, así como terrenos tobaceos todavía no erosionados. Antes de comer nos acercamos a Avanos, donde visitamos un taller de piedras preciosas y semipreciosas: taller de joyas Agad.  

La comida fue en un restaurante al Sur de Avanos, a base de entrantes de ensaladas y verduras, pizza turca de queso y cocido, consistente en un recipiente de barro recién salido del horno con verduras y carnes. El recipiente tiene una tapa de pan que, a modo de ritual, debe de ser rota. La apertura del recipiente de barro, corrió a cargo de una jovencita, estudiante de biología, que participaba de la excursión en compañía de sus padres y hermano.

Tras la comida visitamos las iglesias cristianas ortodoxas del Valle de Goreme. Recorrimos hasta cinco iglesias cristianas ortodoxas de los siglos X y XI. Es de destacar los magníficos frescos que se conservan es estas iglesias, en los que se reconocen diversos personajes del Nuevo Testamento, santos y otros personajes sagrados. En casi todas las iglesias destaca la cruz ortodoxa. Al final del recorrido, visitamos la iglesia principal con una estructura cuidada y enormes frescos en todas sus paredes.

Después de visitar las iglesias, volvimos a Avanos donde visitamos la alfarería Güray, en la que nos hicieron una demostración de cómo se trabaja el barro de forma artesanal. El encargado de hacer la demostración, fabricó un azucarero en un abrir y cerrar de ojos. Después, pidió un voluntario de entre nosotros para trabajar el barro. De nuevo la chica que a mediodía había abierto la olla, fue la encargada de hacer un objeto de barro. ¡Bravo por la chica, es valiente! Entre los objetos que fabrican, muchos son reproducciones de vasijas hititas, si bien existen también de otras civilizaciones turcas. Algunas piezas son modelos exclusivos de la familia de alfareros. Al igual que en el taller de joyería intentaron que comprásemos alguna cosa, pero era todo muy caro. Tras la visita, regresamos a cenar al hotel de Urgup.

Tras la cena, a las 8 h 30 min., el autobús nos llevó cerca de Uchisar, para asistir a un espectáculo en la Sala Harmandale, una sala de fiestas tallada en la roca, al estilo troglodita. Nos apuntamos a esta actividad extra, que se desarrollaba en un local bastante mal acondicionado, pues había mucha humedad, los asientos no eran cómodos y estaban mal situados para ver el espectáculo. Vimos cuatro actuaciones:

DervichesSe trata de un baile típico de Turquía, practicado por los musulmanes asceta Sufies. El término signifíca “el que busca las puertas”. Los bailarines van vestidos con túnica blanca y negra (vida y muerte) y giran constantemente hasta que entran en trance. Una de las manos del bailarín está dirigida hacia arriba, lo que simboliza que recibe bienes de Dios. La otra mano se dirige hacia abajo y representa que esos bienes divinos, son distribuidos entre los hombres.

Música instrumental. Una pareja interpreta música con un laúd y un timbal.

Bailes tradicionales. Cuatro hombres y cuatro mujeres, vestidos con trajes populares, representan varias danzas. Una era el baile de la gena, que simboliza el protocolo anterior a una boda. En otras danzas, se representa el flirteo entre hombres y mujeres (bailes parecidos existen en España).

Danza del vientre. Una chica representó este sensual baile de forma magistral. Parece ser que este baile se representaba cuando existían negocios entre mercaderes, de esta forma, el cliente quedaba encantado y más accesible para los negocios.


6ª Jornada (08-08-2009)


Este fue nuestro último día en Capadocia. A las 9 h, ya estaban las maletas en el autobús y nos dirigimos al Valle de Zelve. Lo primero que visitamos fue el Valle del Camello, donde se reconocen bastantes formas resultado de la erosión diferencial; se trata de chimeneas de hadas, constituidas por tobas ácidas, culminadas por una mesa de basalto. Las caprichosas formas han hecho volar la imaginación de la gente; así, cada chimenea de hadas, recuerda alguna cosa: un camello sentado; focas acostadas en la costa; vascos con txapela; una mujer con burka; el sombrero de Napoleón; 

dos hombres sentados sobre un asno; una imagen de la Virgen María, aunque no pudimos acercarnos a esta figura, creo que se trata de un pitón basáltico; etc. Desde esta localidad, nos dirigimos al Valle de Pasabagi, también valle de los monjes o de Bill Clinton, dado el aspecto fálico de los earth pillars. La apariencia de las formas del valle de Pasabagi obedece a que entre dos niveles de tobas ácidas, que en este caso son los más resistentes a la erosión, se intercala un nivel más margoso. En esta localidad aprovechamos para hacer un pequeño paseo a pie, con el que pudimos admirar las llamativas formas del paisaje.

A las 10 h nos dirigimos a Avanos, donde en esta ocasión visitamos un telar: el Avanos Hali. Nos mostraron como trabajan con los telares, donde se fabrican alfombras de lana, algodón y seda. Vimos como obtienen la seda a partir de los capullos valiéndose de agua caliente. Nos dijeron que de un solo capullo se consiguen hasta 1000 m de fibra de seda, que después es doblada varias veces para hacerla más resistente. En el telar, también con vocación didáctica, se enseña a trabajar a los más jóvenes. Como no podía ser de otra forma, a continuación nos introdujeron en una sala para mostrarnos las alfombras que fabrican y, de paso, intentar vendernos alguna. Como siempre, y aunque las alfombras eran magníficas, los precios se escapaban de nuestro presupuesto.

Hasta la hora de la comida estuvimos paseando por Avanos. Vimos su puente romano, la estatua del alfarero, incluso visitamos la mezquita, donde las chicas tuvieron que disfrazarse con faldones y pañuelos. Comimos frente al taller de joyas Agad, tras lo cual, salimos en dirección a Ankara, donde llegamos a las 15 h 30 min.

Ankara es una populosa y moderna ciudad, con más de 4 millones de habitantes, que pasó a ser capital de Turquía en 1923, cuando Mustafa Kemal Atatürk proclamó la República. Los selyúcidas, en el año 1073 conquistaron esta ciudad y la llamaron Angora, nombre universalmente conocido debido a las finas lanas de cabra negra, que desde tiempos inmemoriales se fabricaban aquí, por los gatos, conejos blancos, peras, uvas y miel. Según nos dicen, la razón por la que se trasladó aquí la capital desde Estambul, fue para preservarla de un posible ataque enemigo. Estambul es vulnerable por vía marítima, situada en el paso entre el Mediterráneo y el Mar Negro por los estrechos de Dardanelos y Bósforo, fue escenario de varios conflictos bélicos.

Lo primero que hicimos al llegar a Ankara, fue visitar el Museo de las Civilizaciones de Anatolia. Aquí se nos presentan objetos descubiertos en la caverna de Karain en Antalya, que se remontan al período paleolítico, las pinturas rupestres, las cerámicas y otros objetos que son el testigo más importante del período neolítico en el mundo. De Catalhoyuk, localizado al norte de la Capadocia procede un fresco mural del año 6200 a. C., que presenta en primer plano, las casas de la localidad, y al fondo, un volcán humeante en erupción; se cree que el volcán es el Hasandağ (Fig. 3).

 

Además se pueden observar multitud de objetos de la Edad del Bronce. Miles de obras de un gran valor artístico pertenecientes a diversas civilizaciones tales como las colonias comerciales asirias, el imperio hitita y los estados de Frigia y Urartu se exhiben en el museo. En la planta inferior también se pueden contemplar objetos pertenecientes al periodo clásico.
Tras la visita al museo fuimos llevados al Hotel Anahtar Kart (Anakart Royal Hotel). Después de cenar, salimos paseando hacia el centro de la ciudad con la intención de tomar algo sentados en una terraza. No llegamos al lugar que a la sazón nos habían indicado, pero cumplimos nuestro objetivo.

7ª Jornada (09-08-2009)
Nos levantamos a las 8 h, desayunamos y cargamos las maletas en el autobús. A continuación nos dirigimos a visitar el Mausoleo de Mustafa Kemal Atatürk, el comandante la
 Independencia Nacional y el fundador de la República de Turquía. 

El mausoleo tiene un peculiar estilo arquitectónico y contiene pequeños museos. Fue construido para expresar la gratitud del pueblo turco a su líder. Paseamos por sus instalaciones, donde se representaban acontecimientos bélicos recientes que, a la postre, acabaron con la consecución de la independencia de Turquía. Asimismo, pudimos contemplar el cambio de guardia, acto éste de tremenda solemnidad y marcialidad.

Tras la visita, a las 10 h 30 min., nos encaminamos hacia Estambul, donde llegamos a las 17 h 45 min., siguiendo la autopista que discurre por el Norte del Mar Mármara. Si bien, en un área de servicio de la autopista nos sacamos una foto colectiva. Llegados a Estambul, tomamos posesión de nuestra habitación en el Hotel Senator y fuimos a continuar la visita de
Estambul. 

Lo primero que hicimos fue acercarnos, paseando junto a la vía del tranvía, a la Mezquita Azul o Mezquita del Sultán Ahmed. Esta mezquita comenzó a construirse en 1609 por el Sultán Ahmed I y fue abierta en 1616. La mezquita es única, pues posee seis alminares (sólo otra mezquita goza de éste privilegio) y en su interior está magníficamente decorada con mosaicos azulados de Izmir (provincia del occidente de Turquía). La mezquita cuenta con un sistema ascendente de cúpulas y semicúpulas, cada una de ellas apoyadas en tres exedras, que termina en una gran cúpula central, de 23,5 m de diámetro y 43 m de alto en el centro.

Las cúpulas se apoyan en cuatro enormes pilares. Entramos en su interior y pudimos contemplar la grandiosidad de esta catedral musulmana. En su interior, los azulejos de los niveles inferiores cuentan con un diseño tradicional, mientras que en las galerías, existen representaciones de flores, frutas y cipreses. Por cuestiones económicas, los azulejos empleados al final de la construcción de la mezquita, son de inferior calidad. El elemento más importante del interior de la mezquita es el mihrab, de mármol finamente esculpido, con una hornacina y un panel doble con inscripciones. Al salir de la Mezquita Azul, sacamos unas magníficas fotos de la Basílica de Santa Sofía al atardecer.

Caminado, nos dirigimos hacia el Cuerno de Oro y entramos en la Mezquita Nueva o Mezquita Yuni. La construcción de esta mezquita se inició en 1597, por la esposa del Sultán Murad III, pero no se inauguró hasta el 1665, debido a que su construcción se encontró con diversos problemas. Por una parte, el rechazo de la clase política, debido al elevado coste del monumento y, por otro, su ubicación, próxima al Bazar de las Especias regentado por judíos, que vieron en este proyecto un intento de extender la influencia islámica. Ente 1597 y 1665, tiempo que abarcó el periodo de construcción,  la mezquita casi quedó arruinada, llegando a quemarse en el 1660, hasta que la madre de  Mehmet IV, sugirió terminar el proyecto como obra de piedad. 

La mezquita contiene sesenta y seis bóvedas y semibóvedas en una estructura piramidal, así como dos minaretes. La bóveda principal mide 36 m de altura, y está apoyada en cuatro semibóvedas que la flanquean. En su interior la mezquita corresponde a un cuadrado de 41 m de lado. El área central está definida por 4 pilares que soportan la bóveda principal. En los laterales y en la parte posterior de la nave central se encuentran las columnatas formadas por hileras de delgadas columnas de mármol conectadas entre si por arcos de diferentes estilos. La bóveda principal tiene un diámetro de 17,5 m y una altura de 36 m. La decoración interior de la mezquita consta de azulejos azules, verdes y blancos de Iznik. El mihrab se adorna con estalactitas doradas y el mimbar posee un pabellón cónico con columnas de mármol.

Después de la visita, tomamos un te junto a la mezquita y, después, varios participantes de la excursión cenamos en un restaurante a orillas del
Cuerno de Oro, en su margen derecha, bajo el puente Gálata.

La cena consistió en entrantes a base de ensaladas, gambas y calamares, y lubina como plato fuerte. De regreso al hotel pudimos contemplar la fachada de la Estación de tren de Sirkeci, destino final del Orient Expres. Igualmente, en la Ordu Cad, calle por la que discurre el tranvía, frente a la Universidad, sacamos fotos de las ruinas del palacio de Constantino I.

8ª Jornada (10-08-2009)

Nos levantamos a las 8 h y caminamos por la Ordu Cad, hasta la cisterna de la Basílica de Santa Sofía. La Cisterna de Basílica o de Yerebatan Sarnıcı es la más grande de las 60 construidas en Estambul durante la época bizantina. Se construyó en el año 532, durante el reinado de Justiniano I, empleando 336 columnas romanas procedentes de templos paganos de Anatolia, la mayoría de estilo corintio. Ocupa un área de 10.000 m2 y tiene 8 m de altura con una capacidad para 30 millones de litros que subministraban agua a la basílica. Tras ser tomado Estambul, a los otomanos lescostó un siglo conocer la existencia de la cisterna. 
 

Posteriormente, se utilizó hasta finales del siglo XIV como cisterna de agua y, a mediados del siglo XIX, se restauró después de haber sido tapiada a causa de un terremoto y de ser usada como almacén de madera. Las columnas más famosas son las existentes al fondo, apoyadas en dos cabezas de medusa, una boca arriba y otra en posición lateral, probablemente procedentes de otros edificios. Se cree que estas dos enormes cabezas marcan el lugar de un templo dedicado a las ninfas del agua. A las 11 h regresamos al hotel, paseando por el campus de la Universidad, desde donde pudimos ver la Mezquita de Suleymaniye Camii.

A las 13 h 30 min. un autobús vino a recogernos para llevaros de vuelta al aeropuerto. El vuelo salió a las 16 h 30 min. sin notables incidentes y llegamos a Madrid a las 20 h 30 min. Un ALSA no llevó a la estación Sur de Madrid, donde a las 24 horas, el SUPRA no devolvió a Gijón. Llegamos a las 8 h del día 11 de agosto de 2009

 

Bibliografia

[1] Armijo R., Meyer B., Hubert A and Barka A. (1999): Westward propagation of North Anatolian fault into the northern Aegean:Timing and kinematics. Geology, 27: 267-270 .

[2] Faruk O. (2004): Mio-Pliocene basin development in the eastern part of the Cappadocian Volcanic Province (Central Anatolia, Turkey) and its implications for regional tectonics. International Journal of Earth Sciences, 93: 314-328. 

[3] Kuscu G.G. & Geneli, F. (2010): Review of post-collisional volcanism in the Central Anatolian Volcanic Province (Turkey), with special reference to the Tepekoy Volcanic Complex. International Journal of Earth Sciences,  99 (3): 593-621. 

[4] Yürür M. T. & Chorowicz J. (1998): Recent volcanism, tectonics and plate kinematics near the junction of the African, Arabian and Anatolian plates in the eastern Mediterranean. Journal of volcanology and geothermal research, 85, 542 pág. 

http://en.wikipedia.org/wiki/Anatolian_Plate

http://es.wikipedia.org/wiki/Bursa

http://es.wikipedia.org/wiki/Capadocia

http://es.wikipedia.org/wiki/Estambul

Comentar este post

Ava Gardner | juegos eroticos 01/05/2012 18:50

precioso viajazo!

Angela | ofertas colchones 11/10/2011 12:14


Madre mia, pedazo de viaje, que envidia


JGSs 11/10/2011 13:58



Pues a por él. No es muy caro.