Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
Geología y Montaña

Macizo de Ubiña (Tuiza - El Meicín - Peña Ubiña - Alto del Palo, Cordillera Cantábrica, Asturias y León).

8 Diciembre 2009, 00:47am

Publicado por JGSs

Siguiendo con la Cordillera Cantábrica, creo que existe una excursión que tanto por su interés geológico y por su atractivo montañero, debe de ocupar un lugar destacado en este blog. Se trata la travesía desde Tuiza de Arriba al Alto del Palo, incluyendo la ascensión de las Ubiñas (Fig. 1).

Partiendo desde Oviedo por la autopista A-66 de Madrid, salir por el desvío de Campomanes, donde tomaremos la carretera LN-8 que conduce a Telledo, Riospaso, Tuiza y Alto del Palo. Dejamos nuestro automóvil en el parking de Tuiza de Arriba.

 

Al igual que en el desfiladero de Les Xanes, las rocas que afloran son de edad Paleozoica y la mayoría de las estructuras que presentan son pliegues y fallas que se formaron durante la Orogenia Varisca (finales del Carbonífero). Sin embargo, en algunos afloramientos se observan rocas del Cretácico, afectadas por fallas Alpinas que representan aquellas estructuras responsables del importante relieve existente en el macizo de Ubiña. De más modernas a más antiguas, las rocas que afloran a lo largo de este recorrido son las siguientes:
 

Formación Voznuevo (Fm. Utrillas en la Cordillera Ibérica): Lutitas, areniscas y microconglomerados de tonos amarillentos, violaceos y rojizos. Su espesor máximo es de unos 25 m y su edad Cretácico superior [2].

Formación San Emiliano: Pizarras y areniscas grises, con intercalaciones de calizas brechoides. La edad es Bashkiriense inferior (Carbonífero superior).

Caliza de Montaña: Incluye dos formaciones. La superior es la Fm. Valdeteja, constituida por calizas masivas de tonos gris claro. Su edad es Bashkiriense (Carbonífero superior). La formación inferior es la de Barcaliente, constituida por calizas negras, fétidas, con laminación milimétrica muy característica, muy parecidas a las observables en el desfiladero de Les Xanes. Su edad es Serpukhoviense. El espesor total en este sector de la Cordillera Cantábrica es de unos 400 m.

Caliza Griotte (Fm. Alba): Calizas nodulosas rosadas, tableadas en capas de varios centímetros, separadas por niveles de pizarras rojizas de varios milímetros. Suelen presentar estratificación estilolítica (ver artículo del desfiladero de Les Xanes). Su espesor es de unos 50 m y su edad de es Viseense (Carbonífero inferior).

Calizas de Baleas y Candamo: Nivel muy delgado de calizas blancas de grano grueso. No afloran bien en la zona y su edad es Tournesiense (Carbonífero inferior).

Formación Ermita: Areniscas y cuarcitas de tonos claros. Se trata de un delgado nivel, de unos 90 m de espesor, cuya edad es Devónico superior.

Grupo La Vid: Son las rocas más antiguas que encontraremos en nuestro recorrido y se constituyen por dolomías, calizas y pizarras de tonos amarillentos. El espesor es de aproximadamente 400 metros y su edad Devónico inferior.

La descripción de las rocas paleozoicas se puede completar consultando el libro “Geología de Asturias” [3].

 

En el macizo de Ubiña, la estructura consta esencialmente de pliegues Variscos apretados con dirección NO-SE que, subparalelos a su plano axial, llevan asociados cabalgamientos. Como ya he comentado en artículos precedentes, los cabalgamientos son fallas inversas de bajo ángulo, es decir, que en el momento de formarse están subhorizontales, paralelos a los estratos. Por otro lado, en nuestro recorrido, tendremos ocasión de observar una importante estructura que es la Falla de León, que atraviesa la rama Sur de la Cordillera Cantábrica, a lo largo de casi 200 km, siguiendo una dirección ENE-OSO. En la primera parte del recorrido, entre Tuiza de Arriba y el Meicín, se puede seguir esta falla hasta el Alto de Terreos, donde continúa para rodear Peña Ubiña la Grande por el su fachada meridional, y girar hacia el Norte, siguiendo las directrices principales de la Cordillera Cantábrica.


Se parte desde Tuiza de Arriba ascendiendo por un valle jalonado por la Falla de León, cubierta por depositos glaciares semidesmantelados, la cual deja a nuestra derecha unos afloramientos de rocas amarillentas del Devónico, y a nuestra izquierda, la Caliza de Montaña, en las paredes septentrionales de Peña Cerreos (Figs. 2, 3). A unos 500 metros haremos nuestra primera parada.

Figura 1. Mapa topográfico con el itinerario propuesto y la indicación de las paradas a realizar.

 Pinchar en el icono para abrir el mapa a tamaño original.


Mapa-Geol-Ubiña-GEOLFigura 2. Mapa geológico con el itinerario propuesto y la indicación de las paradas [5, 7]. Se han añadido de manera aproximada la posición de los afloramientos del Cretácico superior.

 Mapa-Geol-Ubiña-GEOL Pinchar en el icono para abrir el mapa a tamaño original.


Figura 3. Leyenda del mapa geológico de la figura 2.
Pinchar en el icono para abrir la leyenda a tamaño original.


Parada 1: Al pie del camino se pueden reconocer calizas y dolomías amarillentas intercaladas entre pizarras grises del Grupo La Vid.

A medida que se sigue caminando, hasta llegar al Refugio del Meicín, puede observarse que las rocas del Grupo de la Vid y las cuarcitas de la Fm. Ermita ocupan el núcleo de una serie de anticlinales, a menudo cortados por cabalgamientos, que se disponen a lo largo de toda la ladera que queda a nuestra derecha. Frecuentemente, se observa a las calizas Griotte y de Montaña ocupar el núcleo de los sinclinales. Estos pliegues no se observan en la ladera derecha del valle por el que ascendemos.

 

Tras llegar al Refugio del Meicín, se continúa el camino hacia el SO, hacia la Collada de Terreos. Casi en el alto, hacemos nuestra siguiente parada.

Siegalavá. Nótese bajo la cumbre la presencia de un anticlinal bien dibujado por la Caliza Griotte que presenta su flanco izquierdo cortado por un cababalgamiento asociado.


Parada 2: Estamos sobre la misma Falla de León. A lo largo de todo el camino íbamos sobre las rocas del Grupo La Vid, pero en este punto hemos pasado al otro lado de la falla y podemos observar afloramientos de pizarras grises de la Fm. San Emiliano.

Nos dirigimos hacia el Este, ya en el bloque meridional de la Falla de León, hasta la cumbre de Peña Cerreos. Rápidamente entramos en la Caliza de Montaña, la cual seguimos hasta la cumbre.

Peña Cerreos (2101 m): Dirigiendo nuestra vista hacia el Norte, se puede observar toda la crestería que va desde el Pico Siegalavá, al Este, hasta el Prau del Albo, al Oeste, sobre el Refugio del Meicín. La parte alta de la cresta está ocupada por la Caliza de Montaña, que se encuentra deformada por los pliegues que hemos ido siguiendo desde Tuiza por el bloque septentrional de la Falla de León. Orlando estos pliegues, ocasionalmente se reconocen las capas rosadas de la Caliza Griotte, debajo de las cuales se identifica sin problemas los terrenos pardo-amarillentos ocupados por las rocas devónicas. En algunos de los pliegues, como ocurre al Oeste de Siegalavá, puede observarse como uno de los flancos se encuentra cortado por un cabalgamiento.
 

Desde la cumbre de Peña Cerreos, pliegues desarrollados al Norte de la Falla de León, entre Siegalavá y el Prau del Albo.

Estos pliegues, tan abundantes al Norte de la Falla de León e inexistentes en su parte meridional (Fig. 2), indican que la falla es posterior, puesto que corta los pliegues. Sin embargo, el cambio en dirección que sufre la Falla de León en esta zona ha sido interpretado como un pliegue Varisco posterior a los anteriormente descritos [4]. Por lo dicho, esta importante falla es una estructura Varisca, cuya importancia durante este ciclo orogénico ha sido puesta de manifiesto por geólogos de la Universidad de Oviedo, quienes consideran la Falla de León como un cabalgamiento Varisco fuera de secuencia (quiere decir que corta una secuencia de cabalgamientos anteriores) [1].

Dirigimos ahora nuestra vista hacia Ubiña la Grande, en su cara Este, pueden observarse varias repeticiones de la Caliza Griotte. Se trata de una serie de pequeños cabalgamientos, paralelos a las capas, asociados a la Falla de León.

Regresamos de nuevo a la Collada de Terreos, para ascender a Ubiña la Grande. A los pocos metros de la ascensión realizamos la siguiente parada.
 

Parada 3: Se pueden observar las capas de la Caliza Griotte, repetidas por los cabalgamientos que observábamos desde Peña Cerreos. Continuamos camino hasta la cumbre.

Peña Ubiña la Grande (2417 m): Estamos en una magnífica cumbre, la más alta de la Cordillera Cantábrica al Oeste de los Picos de Europa. Se trata de una excelente atalaya desde donde, en un día claro, se puede ver sin problemas la costa del Mar Cantábrico y la práctica totalidad de la Cordillera Cantábrica.

Dirigiendo la vista hacia el Norte, se pueden reconocer los pliegues que se desarrollan sobre la cresta que va por Siegalavá, Prau del Albo, Portillines, El Siete y Los Fontanes. En efecto, hacia el Oeste, puede observarse que todas las cumbres importantes del Macizo de Ubiña, forman parte de los pliegues que se desarrollan en el bloque septentrional de la Falla de León. En estos sectores más occidentales que ahora descubrimos, los pliegues son visibles afectando a las calizas de Griotte y de Montaña. La Caliza de Montaña se sigue hasta la propia cumbre de Peña Ubiña la Grande.

Crestas del Macizo de Ubiña entre los Portillines y los Fontanes. Nótese los pliegues observables al Norte de la Falla de León, bien delineados por la Caliza Griotte, bajo lo macizos calcáreos de la Caliza de Montaña.

Descendemos de Ubiña la Grande por la cresta meridional hasta la Collada del Ronzón, donde de nuevo nos encontramos con la Falla de León, pues es en este punto donde esta estructura gira hacia el Norte. En el bloque Sur de la falla, afloran pizarras de la Fm. San Emiliano situadas sobre la Caliza de Montaña que ocupa el fondo del Valle de Riotuerto y Peña Cerreos. Subiendo a la collada de Solmicho, ascendemos a Ubiña la Pequeña por la cresta NO.  Se trata de una pequeña trepada en la Caliza de Montaña, sin grandes dificultades.

Peña Ubiña la Pequeña (2197 m): Desde esta cumbre se tiene una magnífica panorámica hacia el Oeste, donde se puede observar el Puerto de Ventana, Puerto de la Mesa, Pico Bígaros, Macizo de Somiedo y en fin, una buena parte de la Babia leonesa. Abajo, a los pies de las cumbres, se pueden reconocer los pueblos de Torrestío, La Majúa, Genestosa y Torrebarrio.

Cordillera Cantábrica entre el Puerto de Ventana y Somiedo, desde Peña Ubiña la Pequeña.

Dirigiendo la vista hacia el Este, al Sur de Peña Cerreos, en el Valle de Riotuerto se observan unos afloramientos de colores anaranjados vivos, correspondientes a los materiales del Cretácico superior, que visitaremos tras el descenso.

La bajada de Ubiña la Pequeña la podemos realizar por la cresta que sale hacia el SE, desviándonos a los pocos metros hacia la izquierda para tomar una canal angosta.

El descenso es un destrepe algo delicado a causa de las pierdas que pueden desprenderse. Si se desea, es más sencillo bajar por las canales de la cara Este de la peña. Tras bajar la canal, antes de llegar al Collado de la Loma, rodeamos la peña hacia el Norte, en dirección al Valle de Riotuerto. Justo debajo de Peña Ubiña la Pequeña, haremos nuestra siguiente parada.


Parada 4: Bajo la Caliza de Montaña que conforma la cumbre de Peña Ubiña la Pequeña, encontramos un afloramiento de lutitas y areniscas anaranjadas del Cretácico superior. Estos materiales se encuentran cobijados por un cabalgamiento Alpino.

Continuamos nuestro camino hacia la siguiente parada, en la margen izquierda del Valle de Riotuerto.

Parada 5: En una situación semejante a la de la parada anterior, nos encontramos debajo de la Caliza de Montaña, sobe la que está tallada Peña Cerreos. Esta caliza cabalga nuevamente a los materiales de la Fm. Voznuevo, caracterizados por lutitas rojas, capas de areniscas y cantos redondeados cuarcíticos. Por lo tanto, los materiales del Cretácico se encuentran bajo otro cabalgamiento Alpino, tal y como se representa en el esquema sobre la fotografía de la figura 4.

Alonso-et-al 2007 Cretacico-Ubiña Geogaceta Color

Figura 4. Interpretación del afloramiento de Cretácico al sur de Peña Cerreos (Alonso, Martínez-Abad y García-Ramos, 2007 [2]).

Ambos cabalgamientos, el de esta parada y el de la anterior, se encuentran asociados a la Falla de León. Se trata de dos ramificaciones de esta falla en su bloque meridional. Si bien parece cierto que la Falla de León fue una importante estructura durante el ciclo Varisco, en el Alpino, sufrió un rejuego dando lugar a la superposición de la Caliza de Montaña sobre los materiales del Cretácico superior. Debe de entenderse que tras el ciclo Varisco, todo el territorio que hoy corresponde a la Cordillera Cantábrica quedó sumergido bajo las aguas de un mar Mesozoico existente entre la Península Ibérica y Europa, donde se depositaron, entre otras, las capas de la Fm. Voznuevo, quedando eliminado todo el relieve que presuntamente se formó durante el ciclo Varisco. Durante el Cenozoico la deformación compresiva Alpina, dio lugar a que varias fallas previas, algunas asociadas a la antigua Falla de León, se reactivasen como cabalgamientos Alpinos, generando de esta forma los relieves actuales de la Cordillera Cantábrica. El papel jugado por la Falla de León durante el ciclo Alpino ya fue puesto de manifiesto por varios autores [2, 6].

Continuamos nuestro camino hacia el Este, hasta llegar a Las Virlongas, donde abandonamos la Caliza de Montaña, para de nuevo penetrar en terrenos en los que afloran rocas devónicas. Giramos hacia el Sur, a la Vega de Candioches y continuamos hasta alcanzar la carretera de Campomanes al Alto del Palo. Si no se ha dejado el coche en este puerto, el regreso hacia Tuiza de Arriba se puede realizar caminando por la carretera, mientras se disfruta del magnífico paisaje de esta parte oriental del Macizo de Ubiña.
 

PARADAS

COORDENADAS

Tuiza de Arriba         

N43 01 39.7 W5 55 03.9

Parada 1        

N43 01 40.8 W5 55 39.7

El Meicín      

N43 01 30.2 W5 56 21.0

Parada 2 (Collada de Terreos)

N43 00 52.7 W5 56 43.9

Peña Cerreos

N43 00 46.2 W5 56 22.8

Parada 3

N43 00 57.4 W5 57 03.9

Peña Ubiña la Grande

N43 01 06.1 W5 57 24.1

Peña Ubiña la Pequeña

N43 00 06.9 W5 57 04.1

Parada 4

N43 00 05.0 W5 56 52.3

Parada 5

N43 00 30.4 W5 56 18.4

Alto del Palo 

N42 59 25.4 W5 54 18.8

Bibliografía

[1] Alonso, J.L.; Marcos, A. & Suárez, A. (2009): Paleogeographic inversion resulting from large out of sequence breaching thrusts: The León Fault (Cantabrian Zone, NW Iberia). A new picture of the external Variscan Thrust Belt in the Ibero-Armorican Arc. Geologica Acta, Barcelona, 7 (4): 451-473. 

 [2] Alonso, J.L.; Martínez Abad, I. y García-Ramos, J.C. (2007): Nota sobre la presencia de una sucesión cretácica en el Macizo de Las Ubiñas (Cordillera Cantábrica). Implicaciones tectónicas y geomorfológicas. Geogaceta, Madrid, 43: 47-50. 

[3] Bastida, F. y Aramburu, C. (eds.) (1995): Geología de Asturias. Ediciones Trea, Gijón, 308 págs.

[4] Marcos, A. (1968). La tectónica de la unidad de La Sobia - Bodón. Trabajos de Geología, 2: 59-87.

[5] Marcos, A., Pérez-Estaún, A., Pulgar, J.A., Bastida, F., Aller, J., García-Alcalde, J. y Sánchez de Posada, L.C. (1980): Mapa Geológico de España E. 1:50.000, Hoja nº 77 (La Plaza de Teverga). Memoria explicativa por Marcos et al (1982). Instituto Geológico y Minero de España, Madrid. 

[6] Pulgar, J.A., Alonso, J.L., Espina, R.G. y Marín, J.A. (1999): Deformación alpina en el basamento Varisco de la Zona cantábrica. Trabajos de Geología, 21: 283-294.

[7] Suárez Rodríguez, A., Toyos, J.M., López Díaz, F., Heredia, N., Rodríguez Fernández, L.R. y Gutiérrez Alonso, G. (1989): Mapa Geológico de España E. 1:50.000, Hoja nº 102 (Barios de Luna). Memoria explicativa por Suárez Rodríguez et al (1990). Instituto Geológico y Minero de España, Madrid. 

Comentar este post

Ava Gardner | rimanere incinta 01/05/2012 19:03

realmente un blog, estupendo

Pitusa | erectra 11/10/2011 12:50


Peña Cerreos es una delicia, poder caminar por ella y respirar ese aire puro


Juan 06/10/2010 14:43


Me parece muy buena su página


JGSs 06/10/2010 20:38



Muchas gracias.