Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
Geología y Montaña

Crête de la Pique (Bagnères de Luchon, Francia).

13 Agosto 2010, 16:06pm

Publicado por JGSs

Crête de la Pique desde el Pico Salvaguardia. La cumbre de la derecha es el Pico de la Mina y, la del extremo de la izquierda, el Pic de la Pique.

Crête de la Pique desde el Pico Salvaguardia. La cumbre de la derecha es el Pico de la Mina y, la del extremo de la izquierda, el Pic de la Pique.

En esta ocasión voy desviarme del habitual estilo de los artículos de Geología y Montaña, pues quiero describir una actividad montañera muy interesante, la Crête de la Pique, que desde un punto de vista geológico no posee especiales atractivos para un montañero, si bien aporta información  indispensable para un estudio geológico de mayor envergadura. Se trata de una escalada de más de 2 kilómetros a lo largo de una hermosa crestería que como recorrido geológico podríamos decir que fue realizado por “exigencias del guión”.  

Desde hace ya tres años, en el marco de un Proyecto de Investigación, los geólogos Jordi Gavaldá, Agustín Martín Izard y yo mismo, nos encontramos trabajando en la estratigrafía, estructura y génesis de los yacimientos minerales de Zn-Pb, de los Pirineos Luchoneses, entre el Puerto de Benasque y el Hospice de France  [2]. Por orden de importancia, las rocas que afloran en esta zona son pizarras, cuarcitas, conglomerados y calizas, cuya edad está comprendida entre el Cámbrico y el Silúrico. Se trata de rocas similares a las observables en la excursión entre el Coret de Varradòs y Tuc de Maubèrme. Por su parte, la estructura general de la zona corresponde a un antiforme, Anticlinal Central según los geólogos de la Universidad de Leiden, Holanda, que trabajaron aquí durante los años 60 y 70 [4]. Este antiforme se reconoce bien al Este de la Crête de la Pique, donde las rocas del Ordovícico superior ocupan el núcleo de esta estructura, aflorando pizarras silúricas al Norte y al Sur, es decir, en ambos flancos. Sin embargo, al Oeste de la crestería afloran rocas del Cámbrico y Ordovícico, en las que es difícil observar esta gran estructura (Fig. 1). Por esta razón, con el trabajo casi finalizado, una vez elaborada la cartografía, los cortes geológicos y tras realizar diversos análisis químicos, hemos visto que la estructura al E y O de la Crête de la Pique todavía no quedaba perfectamente correlacionada, razón por la que nos pareció necesario comprobar la geología a lo largo de la cresta y redondear así nuestro trabajo.

Mapa Geol Pique Figura 1. Mapa geológico de la zona de la Crête de la Pique. En rojo se indica el recorrido que se realizó escalando. P-1, P-2, etc. corresponden a los puntos de observación indicados en el texto.

A la vista de la  dificultad que desde lejos presentaba la crestería, esta empresa parecía algo complicada para nosotros, por lo que mi compañero Jordi Gavaldá decidió pedir ayuda a dos expertos montañeros amigos suyos, Carlos Calvo y Javier Tirapu, ambos profesores de la Escuela Militar de Montaña de Candanchú (Huesca). Estos magníficos alpinistas estuvieron de acuerdo en prestarnos su ayuda y, la última semana de Julio del presente año, junto a Dani (estudiante de Geología e  hijo de Jordi) decidimos realizar esta escalada con fines científicos.

Por la carretera N-230, desde Vielha (Valle de Arán, Lleida) llegamos en automóvil a Bossost, donde giramos a la izquierda para tomar la carretera N-141que nos condujo a  Bagnères de Luchon. Al llegar a esta localidad francesa, tomamos hacia la izquierda una carreta secundaria que conduce a Superbagnères y, a los pocos kilómetros nos desviamos nuevamente a la izquierda, en dirección al Hospice de France, donde dejamos nuestro automóvil en el parking que allí existe. El tiempo total en recorrer este trayecto en automóvil fue de aproximadamente 1 hora. Ya a pié, desde el Hospice de France, tomamos hacia el SE el camino del Vellée de la Frêche hasta situarnos debajo del  Pic de la Pique, una pirámide casi perfecta que desde abajo presenta una cara NE bastante escarpada. Decidimos subir hacia la pared, siguiendo el bosque que aparece en su falda, hasta alcanzar la arista Norte, pues nos parecía el lugar más factible para ascender al pico.

Antes de comenzar la descripción de la escalada, a modo  de guía y brevemente describiré las litologías que afloran en la zona que, de más antigua a más moderna son las siguientes:

- Caliza de Culet. Son calizas de tonos amarillentos con abundantes intercalaciones de pizarras y con laminaciones de algas característica. Estas calizas fueron atribuidas al Cámbrico superior [1].

- Serie de Jujols. Alternancias de pizarras y cuarcitas, cuya edad puede situarse entre el Cámbrico superior y el Ordovícico medio.

- Conglomerados de Rabassa. Conglomerados, microconglomerados poligénicos y areniscas de grano grueso y pizarras de edad Ordovícico superior.

 

Crete-de-Pique 4719

Conglomerados y microconglomerados de la Fm. Rabassa, con los cantos fuertemente aplastados por deformación posterior a su sedimentación.

- Formación Cava. Areniscas de grano grueso y pizarras, con algunas intercalaciones de delgadas capas de calizas, de edad Ordovícico superior.

P7190017

Areniscas de grano grueso y pizarras de la Fm. Cava

- Caliza de Estana. Nivel de muy característico de calizas con un espesor de 1 a 10 metros. La edad también es Ordovícico superior. No siempre está presente este nivel calcáreo.

 - Formación Ansobell. Pizarras gris oscuro, con intercalaciones milimétricas de areniscas de grano fino. La edad también es del Ordovícico superior

Antes de alcanzar la arista N del Pic de la Pique, observamos la presencia de los conglomerados de la Fm. Rabassa (P-1). Esto ya era una novedad respecto a lo esperado, pues estas capas que afloran cerca del Hospice de France junto a una mina abandonada, suponíamos que debían de aflorar más al Norte, debajo del bosque. En el Pic de la Pique afloraban las capas pizarrosas e inclinadas al NE de la Serie de Jujols, una roca no demasiado recomendable para practicar la escalada.

Con la alegría de haber realizado esta primera observación, nos situamos bajo la arista Norte formando dos cordadas, en  la primera, encabezada por Carlos, íbamos Dani y yo mismo, en  la segunda Javi y Jordi. Las instrucciones dadas por Carlos eran claras: con nuestra cordada subiríamos en V, con la cuerda tensa para evitar tirones en caso de caída. Esto implicaba que deberíamos escalar a la velocidad que él imponía, y sólo cuando Carlos parase o alguien de nosotros lo pidiera, se detendría nuestro ascenso. Así fue que casi sin darme cuenta me vi en medio de la arista Norte del Pic de la Pique.  Mi corazón se aceleró mientras recordaba viejas sensaciones cuando me  encontré en el aire, apoyado sobre cuatro pequeñas presas. La cresta resultó ser mas vertical de lo esperado mientras veía a mi izquierda como la ladera se precipitaba casi vertical hasta el Vallée de la Pique y a mi derecha la montaña se prolongaba hacia abajo por  la pared NE del pico. Sin embargo, pronto me tranquilicé, pues toda la arista estaba jalonada por un sólido filón de cuarzo que ofrecía buenas presas para escalar, además Carlos y Javi trepaban por la arista con la agilidad y seguridad de felinos.

Alcanzamos la cumbre del Pic de la Pique sin novedades y procedimos a descender siguiendo la cresta. En el collado inmediatamente al Sur del pico, nos llevamos la segunda alegría de la jornada, pues observamos la existencia de una falla (P-2). En el collado se observa una grieta, de aproximadamente  un metro de anchura, en la que se observa un relleno constituido por cataclasitas, es decir rocas de falla que resultan de la trituración de la roca encajante. La dirección de la falla es E-O, por lo que nos pareció que podría ser correlacionada con un cabalgamiento de igual dirección observado más al Oeste, en el Vallée de Lys, por geólogos holandeses [3]. Seguimos la cresta hacia el Sur y, una vez en el bloque meridional de la falla, nuestra suposición se vio reforzada al observar las areniscas de grano grueso de la Fm. Cava. Por lo tanto, la falla corresponde a un cabalgamiento dirigido al Sur que superpone las capas de la Serie de Jujols del Pic de la Pique, sobre las capas del Ordovícico superior aflorantes al Sur de la misma.

  A partir del punto P-2, se sigue la cresta sobre los conglomerados y areniscas groseras y pizarras de las formaciones Rabassa y Cava. En esta ocasión no se nos puede acusar de que no habernos acercado a los afloramientos, pues durante todo el trayecto constantemente tocamos la roca con nuestras manos mientras trepamos pasos de II y III grado (también superamos algún paso de IV). Si bien la dificultad técnica no es muy grande, la trapada es delicada ya que discurre a lo largo de una afilada y descompuesta cresta, de la que frecuentemente se desprenden grandes bloques de roca, por lo que debemos de poner los 5 sentidos para no tener ni un solo despiste.

Llegados a punto P-3 encontramos una nueva falla, de dirección E-O, que sitúa las pizarras de la Fm. Ansobell en el bloque meridional. Desde aquí ascendemos al Pic de la Frêche, donde nuevamente afloran conglomerados de la Fm. Rabassa, y descendemos al Col de la Frêche, atravesando nuevamente las pizarras de la Fm. Ansobell. Lo que hemos cortado desde el punto P-3 hasta el P-4, son dos sinclinales, con pizarras de la Fm. Ansobell en el núcleo, que ya habíamos observado en el Vallée de la Pique, al Oeste de la cresta.

Llegados al Col de la Frêche decidimos dar por terminada nuestra escalada, pues su continuación hasta el Pico de la Mina era innecesaria, ya que la geología de ese sector la habíamos estudiado desde la parte baja de la cresta. El resultado final de la jornada no pudo ser más alentador, pues el hecho de encontrar a lo largo de casi toda la crestería los conglomerados y areniscas de las formaciones Rabassa y Cava, nos ha permitido cerrar el antiforme de forma precisa, con niveles estratigráficos bien conocidos.

Desde el Col de la Frêche, ya sin agua, descendimos hacia el Vallée de la Pique, donde seguimos el camino hacia el Norte, hasta el Hospice de France. El tiempo empleado en la escalada, con paradas incluidas, fue de 9 horas.

Fotos de la escalada

 Crete-de-Pique 4701      Crête de la Pique desde el Pico Escalette (Val d'Aran).

Crete-de-Pique 4718

...  Pic de la Pique, una pirámide casi perfecta que desde abajo presenta una cara NE bastante escarpada ... 

 

P7190002          P7190005

Izquierda: Dani al pie del Pic de la Pique.

Derecha: ...  nos situamos bajo la arista Norte formando dos cordadas ...

 

Crete-de-Pique 4731

...  Mi corazón se aceleró mientras recordaba viejas sensaciones cuando me  encontré en el aire, apoyado sobre cuatro pequeñas presas ...

 

Crete-de-Pique 4736 

 ... Carlos y Javi trepaban por la arista con la agilidad y seguridad de felinos ...

 

 Crete-de-Pique 4742

 ... no se nos puede acusar de que no habernos acercado a los afloramientos, pues durante todo el trayecto constantemente tocamos la roca con nuestras manos ...

 

Crete-de-Pique 4746

 ... descendemos al Col de la Frêche ...

 

P7190008 

 ... con Carlos Calvo ...

 

 P7190012

 ... la trapada es delicada ya que discurre a lo largo de una afilada y descompuesta cresta ...

 

P7190018

Pico Salvaguardia y lagos de Boum, desde  la Crête de la Pique.

 

 P7190004  P7190011

P7190020  P7190022

Otros momentos de la escalada

 Referencias

[1] Bouquet, C., Bourrouilh, R., Guérangé, B. et Vaché, E. (1990). Le Cambro-Ordovicien de l’Hospice de France, Haute Chaîne, Pyrénées Centrales, Sédimentologie et premières corrélations. In: Sassi, F.P. & Bourrouilh, R. (Eds.), IGCP Project n° 5, Newsletter, 7: 131-133.

[2] García-Sansegundo, J., Martín-Izard, A. & Gavaldà, J. (2014): Structural control and geological significance of the Zn-Pb ores formed in the Benasque Pass area (Central Pyrenees) during the post- late Ordovician extensional event of the Gondwana margin. Ore Geology Reviews, 56, 516-527, 

[3] Kriegsman, L.M., Aerden, D.G.A.M., Bakker, R.J., Brok, S.W.J. Den, & Schutjens, P.M.T.M. (1989). Variscan tectonometamorphic evolution of the eastern Lys-Caillaouas massif, Central Pyrenees - evidence for a late orogenic extension prior to peak metamorphism. Geologie en Mijnbouw, 68, 323-333. 

[4] Zwart, H.J. (1979). The Geology of the Central Pyrenees. Leidse Geologische Mededelingen, 50, 1-74.

Comentar este post

uitstortgootsteen 05/06/2015 13:52

Thank you relating to talking about this one invaluable content.I landed on this type of web blog to be able find a lot more guideline towards

Luisa | gravidanza 03/21/2012 18:38

menuda cresta, es espectacular la vista desde arriba

Juani | vibrador 11/10/2011 15:45


Menuda envidia de fotos, poder subir a esos picos


PAQUITA 10/13/2010 15:13


Hoy es el día en que he publicado tu trabajo -resumido-...

* octubre 13, 2010. Crête de la Pique (Bagnères de Luchon, Francia)... (+ JGSs)

Publicado por JGSs en Viernes 13 agosto 2010 j-g-sansegundo.over-blog.es/ (...)

Al menos hay dos -los que han comentado- encantados con el trayecto, por conocedores de la zona.
Un abrazo y hasta pronto: PAQUITA


PAQUITA 09/16/2010 22:41


¡Qué guapo! preciosidad de cresta la que hicísteis.
A mí me encantan, disfruto en ellas, no tengo vértigo... una gozada.
Yo estuve en Benasque del 13 al 21 de agosto, mi hijo puede que coincidiera en el tiempo con vosotros, no en la excursión. Llevó a su pareja y la tiene en los inicios del acercamiento a la
montaña.
Un gusto volver a verte ¡y al pico La Mina!

PAQUITA.